Empleo en Latam, afectado por pandemia: grupos vulnerados, los más afectados

La interrupción de las actividades económicas en el primer trimestre del 2020, debido a la pandemia por COVID-19, reflejó su mayor impacto en la tasa de ocupación de América Latina y el Caribe a mediados del año, con un saldo de 47 millones de desempleos en la región, afectando principalmente a las mujeres, las personas mayores, la población inmigrante, y a las personas jóvenes.

Texto: Viridiana García, Ilustraciones: R. Lizbeth Solano

Según el informe Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el segundo trimestre del 2020, la tasa de desocupación en 14 países de la región —Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Jamaica, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay— aumentó del 8.5 por ciento al 11.0 por ciento en comparación con el 2019.

ILUSTRACIÓN: R. LIZBETH SOLANO

Donde la reducción del empleo en términos proporcionales fue mayor en el caso de las mujeres, con un 18.1 por ciento, que en el de los hombres, con 15.1 por ciento. “Posiblemente por su mayor presencia en sectores muy dañados por la contingencia sanitaria como el servicio doméstico, los restaurantes y hoteles, y el comercio”, señala el estudio.

En el mismo periodo, hubo una reducción de la participación laboral de las personas mayores. En Argentina y Chile la proporción de personas de 65 años de edad o más en el empleo disminuyó del 5.1 por ciento al 3.1 por ciento y del 5.9 por ciento al 5.0 por ciento, respectivamente; mientras en Costa Rica, las personas con 60 años o más redujeron su participación del 11.2 por ciento al 10.7 por ciento.

“Estos grupos de edad suelen tener una inserción proporcionalmente grande en actividades informales y precarias que —como se ha observado— se vieron gravemente afectadas por la pandemia. Sumado a que se enfrentan a un riesgo elevado [de contagio], y suelen estar sometidos a medidas de confinamiento especiales”, observa el informe.

Los datos de la Cepal en colaboración con la OIT indican que también los inmigrantes han recibido el impacto de esta crisis laboral, y destacaron que en Chile la tasa de ocupación de los inmigrantes disminuyó 8.4 puntos.

Sobre la población joven, el estudio declara que las personas de 14 a los 30 años de edad han sido las más afectadas. Apunta que en Chile, Costa Rica y la República Dominicana, la participación de jóvenes de 15 a 24 años en el empleo disminuyó del 8.3 por ciento al 6.0 por ciento, del 12.1 por ciento al 9.6 por ciento y del 15.0 por ciento al 13.3 por ciento, respectivamente, entre el primer y el segundo trimestre de 2020

Entre los y las jóvenes de 14 a 24 años de Brasil y Perú, hubo una reducción del 13.4 al 12.0 por ciento y del 17.3 por ciento al 14.9 por ciento. En Argentina, la participación de jóvenes de 14 a 29 años de edad en el mercado laboral bajó del 22.8 por ciento al 19.8 por ciento, y en Colombia pasó del 25.4 por ciento al 23.9 por ciento, entre jóvenes de 14 a 28 años.

Así, frente a este contexto, los y las jóvenes contemplan dos realidades: la desocupación o la inactividad. «En la necesidad de revertir la reducción de los ingresos del hogar, descartan la opción de seguir estudiando para buscar empleo, una decisión que tendría consecuencias negativas en su inserción laboral futura. Una consecuencia similar se obtendría si, en un contexto de disminución de las oportunidades laborales disponibles, ellas y ellos dejaran de buscar activamente un empleo y desistieran también de mejorar sus calificaciones, engrosando el segmento de personas inactivas que no buscan empleo ni estudian”, asevera el informe.

ILUSTRACIÓN: R. LIZBETH SOLANO

El papel de las empresas en el conflicto laboral

Frente a la pandemia causada por el brote del virus SARS-CoV-2, empresas de Latinoamérica tomaron medidas alternativas para mantener la relación laboral con su personal, como el anticipo de vacaciones, la reducción de salarios u horas trabajadas, y la aplicación del trabajo a distancia.

De acuerdo con el texto Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, en la mayoría de los países, la proporción más alta de trabajadores ausentes en las compañías se registró en abril de 2020. Por ejemplo, en México, el 21.9 por ciento de los y las empleadas registradas ese mes se encontraba temporalmente ausente; en Uruguay, esa proporción fue del 23.7 por ciento; y en Chile se llegó a una proporción máxima de 18.9 por ciento en el trimestre mayo-julio de 2020.

El informe resalta que el adelanto de vacaciones y el teletrabajo fueron las opciones más utilizadas entre las grandes empresas de Paraguay y Brasil, con 68.4 por ciento y 82.5 por ciento, en el anticipo de vacaciones; y 42.1 por ciento y 86.2 por ciento, en el trabajo a distancia, respectivamente.

En el caso de quienes continuaron trabajando de manera presencial, lo hicieron durante menos horas. En México, la proporción de personas que trabajaban menos de 15 horas por semana aumentó del 6.2 por ciento en marzo de 2020, al 13.9 por ciento el mes siguiente; y en Brasil, el 27.9 por ciento declaró que trabajó menos horas de lo habitual en el mes de mayo.

También, el estudio subraya que los y las jóvenes corren el riesgo de ser el grupo más afectado, debido a que las empresas comienzan a despedir sobre todo a este sector porque tienen menos experiencia y antigüedad en el empleo. “En el período de reactivación puede ocurrir que las empresas busquen personal experimentado para satisfacer la reanudación de la demanda de sus productos, lo que favorecería la contratación de personas menos jóvenes”, advierte.

Los y las jóvenes corren el riesgo de ser el grupo más afectado, debido a que las empresas comienzan a despedir sobre todo a este sector porque tienen menos experiencia y antigüedad en el empleo

Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe
ILUSTRACIÓN: R. LIZBETH SOLANO

Puntualmente, la Cepal y la OIT anuncian que durante el primer semestre de 2020 las empresas de varios países de la región sufrieron reducciones en su producción y ventas, así como el cierre temporal o definitivo de sus instalaciones, según datos de una encuesta realizada por las organizaciones:

-Al inicio de la pandemia en Brasil, el 34.6 por ciento de las empresas entrevistadas había reducido el personal, donde el 29.7 por ciento de estas implementaron una reducción superior al 50 por ciento. Para finales de junio, un 17.6 por ciento de las empresas declaraba el cierre definitivo de actividades y otro 15 por ciento un cierre temporal. 

-En abril de 2020, el 20 por ciento de las empresas en Chile declaró haber despedido personal y un cierre temporal de sus instalaciones o el inicio del proceso de la suspensión definitiva de actividades, así como el 69 por ciento indicaba una disminución importante de las ventas.

-En Colombia, el 40.5 por ciento de las empresas dedicadas al comercio, a la industria manufacturera y a los servicios declaró operar de manera parcial, y el 28.2 por ciento implementó un cierre temporal en abril. A su vez, el 43.6 por ciento redujo el número de trabajadores y trabajadoras.

-En Argentina, la mitad de las empresas redujo su personal en abril, cuyo 20 por ciento implementó recortes de personal superiores al 50 por ciento.

-En Costa Rica, el 21.6 por ciento de las empresas encuestadas estaba operando al 50 por ciento o menos de su capacidad normal y el 10.7 por ciento había cerrado temporalmente, en abril. Las industrias que reportaron menores niveles promedio de operación fueron las relacionadas con actividades de alojamiento y servicios de comidas e inmobiliarias.

-En México, el 59.6 por ciento de las empresas entrevistadas se declaraba en paro técnico o cierre temporal en mayo de 2020. El 15.4 por ciento de estas implementó un recorte de personal, proporción que aumenta al 22.3 por ciento en el caso de las grandes empresas.

-En Paraguay, el 67.9 por ciento de las empresas declaró que detuvo completamente sus actividades en abril, mientras el 30.1 por ciento las redujo sustancialmente.

-En Perú, el 24.5 por ciento de las empresas entrevistadas entre julio y agosto de 2020 se encontraba inoperativa y el 67.4 por ciento de aquellas que seguían en actividad señaló una disminución en sus ventas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: