Un día para un recolector

Marcial Yangali

La noche anterior limpia y deja junto a su puerta el carrito que usa para transportar la basura que acumula en grandes cantidades durante el día.


Domingo trabaja desde las 5 de la mañana recogiendo basura de puerta en puerta en más de 12 cerradas de la colonia Pedregal de Santo Domingo, en Coyoacán, al sur de la Ciudad de México.

Sale a la avenida eje 10 y camina junto a los autos cuatro calles rumbo a la cerradas que tiene asignadas. «Ahora es cuando sirve este chaleco», comento Domingo.

El camión no permanece mucho tiempo, de manera que avienta rápidamente toda la basura que tiene excepto algunos cartones y botellas que ha seleccionado.

A las 9:30 de la mañana se va el camión, con lo que culmina la primera mitad de la faena del día.

Antes de irse, Jonathan (recolector que llegó en el camión) hace un pequeño recuento de los partidos ya jugados por su equipo Cruz Azul. Recuerda algunos desencantos en encuentros anteriores y no se atreve a dar ninguna proyección sobre el futuro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: